Mr.Rain's Blog

27 junio 2009

Are you hungry?

Filed under: Fotografía — Mr.Rain @ 10:20 am
Tags:
Sudan 1993 - Víctima de la hambruna en un centro de alimentación - James Nachtwey

Sudan 1993 - Víctima de la hambruna en un centro de alimentación - James Nachtwey

Anuncios

En el peor de los casos…

Filed under: Columna — Mr.Rain @ 12:32 am
Tags:

Desde hace varios meses, el mundo entero se ha enfrentado a una epidemia de gripe sin precedentes. Con una, abrumadora y preocupante, mortalidad del 4%, la gripe porcina ha hecho estragos en la economía, la política y la sociedad mundial. Sin embargo, nadie se ha detenido a pensar lo que pasaría si la mortalidad aumentara a un porcentaje verdaderamente peligroso. Y, sobre todo, nadie se ha preguntado, ¿qué pasaría en Colombia?

De entrada, el problema iría hacia los pobres; todos lo sabemos: nada es aprueba de pobres, y menos este tipo de cosas. Ahora, bien, todos sabemos que los pobres no hacen nada bien: estorban en los semáforos, roban para comer, piden limosna, no trabajan, no estudian. ¡Hombre, cómo si el gobierno no los ayudara!, en fin: pobres, después de todo. Así, pues, los primeros en morir, en mayor número, serían los pobres. Y, dado que hay tan pocos en el país, seguramente no se notará la diferencia.

No obstante, quizás, en la situación supuesta, podrían servir para algo. En primer lugar, dejarían de hacer lo que ya hacen, y no ya no serían vistos como pobres. Ni siquiera como vivos. Por una parte, serían tantas bajas que no habría con qué hacer falsos positivos: menos corrupción, por un lado. Y, por si no fuera poco ya, y en directa relación, como no habría con qué, no necesitaríamos comprar armas, ni municiones: ahorro, por el otro. Además, no habría que preocuparse de todas esas organizaciones para desplazados, indigentes y mendigos: no tendríamos la necesidad de.

Pero, bueno, no nos digamos mentiras: pobre es pobre y si no la embarra a la entrada, la embarra a la salida. Después de tantos muertos… quiero decir, de tanta ayuda, llegará un momento en el que ya no habrá lugar en los cementerios; y, dado que el campo está lleno de minas, el espacio allí también se acabará rápidamente. Entonces, seguramente, uno de esos pobres desconsiderados, le dará por morirse en uno de esos sucios callejones donde les gusta vivir. Y, ¿cómo no?, todos seguirán el ejemplo. El problema es que ya no quedará espacio para enterrarlos y se pudrirán ahí, en la calle. Ahora, sólo imaginen: el olor, el aspecto, el aire denso. Además de todo, comienzan los problemas de sanidad: gallinazos en exceso, enfermedades infecciosas. En otras palabras, será más grave el problema que beneficiosa la solución. Pero, qué esperaban: ¡pobres!

26 junio 2009

¿Saben ustedes lo qué hay en San Judas? (Segunda Parte)

Filed under: Columna — Mr.Rain @ 11:56 am
Tags:

Se detuvo de nuevo. Sonrió para sí mismo, como recordando algo.

“Salimos de ese hueco como perseguidos por el diablo. ¡Ay viejo! ¡Lo que nos esperaba afuera…! Los tombos de los que supuestamente estábamos huyendo nos estaban esperando, lo más de casuales, ahí a la salida. Y, cómo no, nos pararon. Ahí sí me asusté demasiado. Y, por lo que vi, el taxista también.

– ¿Qué hacen por estos lares, hermanitos? – nos preguntó el tombo ese, haciéndose el marica.

Tampoco esperó a que respondiéramos, al menos.

– ¡Bájense del carro! Les vamos a hacer una requisa – ordenó, medio burlón.

Y nosotros, cagados del susto, nos bajamos. Y obvio, hermano, cuando me abrieron el bolso me sacaron la perica.

– Hermanito, hermanito, ¿para qué carga usted con estas cosas? – empezó, como riéndose el hijueputa ese. – Me va a tocar llevármelo, y este carro también.

Antes de yo decir algo, ya había gritado el taxista, pidiendo piedad. Pero no había nada qué hacer, esos manes estaban disfrutándolo mucho. ¡Perros!

– Hermano, no, no se me lleve el carrito, vea que yo con eso trabajo. Lleguemos a un acuerdo, viejito, hágame el catorce – le decía el taxista entre suplicas.

Y el maldito torcido le dijo que llegaran a un acuerdo. Y nos tocó darle treinta mil pesos a la rata esa. Mucha pasta, mucha, yo quedé blanqueado. Y todavía no le había pagado al taxista, que tenía pinta de estar ranciado conmigo.

Y cuando le pregunté cuánto era me dijo que eran catorce mil. Hermano, yo sólo tenía ocho. Le dije que me dejara donde pudiera, que no contaba con esa partida tan verraca. Y mucho menos con la sobornada. Y me dejó, menos mal, en la casa de un amigo.

Le pagué, me metí a la casa de mi amigo, yo todavía estaba asustado. Me tomé un momento para relajarme. Luego, subimos a su cuarto y lo que vi cuando entramos, después le contaré.”

25 junio 2009

Primer Mandamiento: Amarás el petróleo sobre todas las cosas

Filed under: Fotografía — Mr.Rain @ 5:24 pm
Tags:
Fotografía de Muhammed Muheisen

Fotografía de Muhammed Muheisen

Murió Michael Jackson

Filed under: Noticia — Mr.Rain @ 5:23 pm
Tags:

Estos son los diferentes sitios donde la noticia ha sido reseñada:

http://www.elnuevodiario.com.ni/internacionales/50944

http://www.elrepuertero.cl/admin/render/noticia/18873

http://www.semana.com/noticias-cultura/agoniza-michael-jackson/125543.aspx

http://www.bbc.co.uk/mundo/cultura_sociedad/2009/06/090625_2159_michael_jackson_jrg.shtml

Tumblr

Filed under: Recomendados — Mr.Rain @ 1:32 pm
Tags:

Al igual que WordPress, Tumblr es una página que permite crear blogs de manera gratuita.

Entre los tumblrs hay uno bastante interesante, administrado por Manuel Valencia.

Postea casi a diario, varía su contenido, es un blog agradable de leer, siempre hay datos interesantes, de vez en cuando una que otra opinión.

Un buen recomendado: http://mvrh.tumblr.com

Por cierto, a la derecha está un acceso rápido, en el blogroll: Tumblr de M+, por si no quieren tomarse la molestia de buscarlo.

¿Saben ustedes lo qué hay en San Judas? (Primera Parte)

Filed under: Columna — Mr.Rain @ 11:31 am
Tags:

Cuando uno vive en Pereira, es posible que, a veces, uno se pregunte cómo se mueven los negocios internos de drogas con los narcotaficantes más peligrosos limitando los unos con los otros.

Y, casualmente, un día hablando con un amigo, me comentó que había estado pensando y que había decidido hacer un experimento: entrar a San Judas, la supuesta “olla más pesada” de la ciudad y comprar vicio. Y que lo había hecho la tarde anterior. Le pedí que me contara.

“Hacia las 7 de la noche, me fui para el Victoria. Usted sabrá, para acortar distancias. Espere un rato en esas mesitas que hay afuera, como por El Corral. Luego, como a las 7 y media, me fui a coger un taxi; entré un poquito más hacia el centro: uno nunca sabe. En el taxi, me demoré un momento antes de decirle al conductor para dónde iba. Y luego, sí le dije.

– Viejo, ¿me puede llevar a San Judas? – pregunté de lo más conchudo, y apenas me vengo a dar cuenta.

– Pues – empezó el tipo, algo dudoso -, pero me rota más liguita.

– Hágale.

Y arrancamos.

Tuvimos que bajar hasta el viaducto y coger la Avenida del Río. ¡Qué marica río pa’ oler tan maluco! Cruzamos un puente, y me dio como la impresión de que ese taxista iba cagado de susto; así como yo. Y entonces llegamos: ¡Parcero!: Eso es otro mundo, como una ciudad dentro de otra ciudad. La gente se comporta de una manera muy diferente. Hablan diferente. Es más, viejo, me puse a pensar y esa es como una ciudad olvidada por dios y dejada a su suerte. Y yo creo que tuvo muy mala suerte.

Hay putas por todas partes. Y ni siquiera son feas. Y lo miran a uno y… viejo, ¿para qué le digo mentiras? Se pone uno a pensar si no sería mejor gastarse la plata del perico en otra cosita. Pero esa plata no era mía y no quería problemas.

Luego llegamos a unos callejones más estrechos. Ya no habían putas. Eran manes que cuidaban las esquinas y uno que otro en la mitad de la calle que, estoy seguro, servían como celadores, por así decirlo. Llegamos a una esquina y parqueamos. Un man se acercó, caminaba raro, como muy… cómo le explico, muy desangarillado.”

En ese momento, llegaron los cafés. Se detuvo un momento, mi amigo, a dar un sorbo a su bebida. Estaba haciendo algo de frío.

“Cuando el tipo ese llegó a donde estaba el taxi, le dijo al chófer que apagara las luces del carro. Luego, me miró, sin saludar, sin hablar, como ordenándome con la mirada que pidiera:

– Parce, un megabús – pedí rápidamente
– Son 10 lucas, papá – me respondió y empezó a escarbar en una bolsa negra – ¡Ah! Parce, sólo tengo de 5, le doy dos, pille y verá que están tetonas.
– Bueno, déle.

Y me entregó dos bolsas gordas de perica. Las guardé en el bolso y el taxista y yo arrancamos sin despedirnos. Tuvimos que salir por otro lado, había tombos rondando, o eso nos había dicho el vendedor.

Pasamos por unas callejuelas estrechas, estas sí estaban salpicadas de putas. Era increíble. Todas iban arregladas y se exhibían sin ningún tipo de problema.

Entonces, el carro pegó un brinco y yo con él. Pero sólo había sido un hueco. Uno grande, de esos que hay en los barrios pobres. De todos modos, yo seguía muerto del susto.”

24 junio 2009

Lo que pasa en el país

Filed under: Recomendados — Mr.Rain @ 11:11 pm
Tags:

Cuando me estaba documentando para el artículo “Indiferencia Nacional”, encontré una frase que me pareció bastante curiosa y apropiada. Se dijo por un vallenatero, en las épocas de la demanda a SoHo por la Pasión de Alejandra Azcarate.

“En Colombia es peor ser gay, que matar con moto sierra”

23 junio 2009

¿Alguna vez se han sentido solos?

Filed under: Fotografía — Mr.Rain @ 7:20 pm
Tags:
Romania, 1990 - Orfanato para incurables

James Nachtwey - Fotógrafo de Guerra - Romania, 1990 - Orfanato para "incurables"

Blog de Cine

Filed under: Recomendados — Mr.Rain @ 6:59 pm

A cargo de David Gómez, ensayos, críticas, reseñas, sobre cine independiente.

Vale la pena echarle una ojeada.

http://boskinos.blogspot.com/

Página siguiente »