Mr.Rain's Blog

25 junio 2009

¿Saben ustedes lo qué hay en San Judas? (Primera Parte)

Filed under: Columna — Mr.Rain @ 11:31 am
Tags:

Cuando uno vive en Pereira, es posible que, a veces, uno se pregunte cómo se mueven los negocios internos de drogas con los narcotaficantes más peligrosos limitando los unos con los otros.

Y, casualmente, un día hablando con un amigo, me comentó que había estado pensando y que había decidido hacer un experimento: entrar a San Judas, la supuesta “olla más pesada” de la ciudad y comprar vicio. Y que lo había hecho la tarde anterior. Le pedí que me contara.

“Hacia las 7 de la noche, me fui para el Victoria. Usted sabrá, para acortar distancias. Espere un rato en esas mesitas que hay afuera, como por El Corral. Luego, como a las 7 y media, me fui a coger un taxi; entré un poquito más hacia el centro: uno nunca sabe. En el taxi, me demoré un momento antes de decirle al conductor para dónde iba. Y luego, sí le dije.

– Viejo, ¿me puede llevar a San Judas? – pregunté de lo más conchudo, y apenas me vengo a dar cuenta.

– Pues – empezó el tipo, algo dudoso -, pero me rota más liguita.

– Hágale.

Y arrancamos.

Tuvimos que bajar hasta el viaducto y coger la Avenida del Río. ¡Qué marica río pa’ oler tan maluco! Cruzamos un puente, y me dio como la impresión de que ese taxista iba cagado de susto; así como yo. Y entonces llegamos: ¡Parcero!: Eso es otro mundo, como una ciudad dentro de otra ciudad. La gente se comporta de una manera muy diferente. Hablan diferente. Es más, viejo, me puse a pensar y esa es como una ciudad olvidada por dios y dejada a su suerte. Y yo creo que tuvo muy mala suerte.

Hay putas por todas partes. Y ni siquiera son feas. Y lo miran a uno y… viejo, ¿para qué le digo mentiras? Se pone uno a pensar si no sería mejor gastarse la plata del perico en otra cosita. Pero esa plata no era mía y no quería problemas.

Luego llegamos a unos callejones más estrechos. Ya no habían putas. Eran manes que cuidaban las esquinas y uno que otro en la mitad de la calle que, estoy seguro, servían como celadores, por así decirlo. Llegamos a una esquina y parqueamos. Un man se acercó, caminaba raro, como muy… cómo le explico, muy desangarillado.”

En ese momento, llegaron los cafés. Se detuvo un momento, mi amigo, a dar un sorbo a su bebida. Estaba haciendo algo de frío.

“Cuando el tipo ese llegó a donde estaba el taxi, le dijo al chófer que apagara las luces del carro. Luego, me miró, sin saludar, sin hablar, como ordenándome con la mirada que pidiera:

– Parce, un megabús – pedí rápidamente
– Son 10 lucas, papá – me respondió y empezó a escarbar en una bolsa negra – ¡Ah! Parce, sólo tengo de 5, le doy dos, pille y verá que están tetonas.
– Bueno, déle.

Y me entregó dos bolsas gordas de perica. Las guardé en el bolso y el taxista y yo arrancamos sin despedirnos. Tuvimos que salir por otro lado, había tombos rondando, o eso nos había dicho el vendedor.

Pasamos por unas callejuelas estrechas, estas sí estaban salpicadas de putas. Era increíble. Todas iban arregladas y se exhibían sin ningún tipo de problema.

Entonces, el carro pegó un brinco y yo con él. Pero sólo había sido un hueco. Uno grande, de esos que hay en los barrios pobres. De todos modos, yo seguía muerto del susto.”

Anuncios

2 comentarios »

  1. No solo en los barrios pobres hay huecos grandes. Digo.

    Comentario por MVRH — 25 junio 2009 @ 12:04 pm | Responder

  2. A mi nunca me cobraron más por ir a San Judas, el video es decir que lo dejen en la iglesia.

    Comentario por +Mk+ — 25 junio 2009 @ 2:51 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: