Mr.Rain's Blog

7 julio 2009

Sobre las religiones y las creencias

Filed under: Columna — Mr.Rain @ 9:51 pm
Tags:

Si hay algo que siempre me haya molestado mucho es la religión. Yo puedo soportar a una persona creyente, es más, muchos de mis amigos son creyentes. Lo que se me dificulta mucho a la hora de ser tolerante son las personas que pertenecen a una religión; cualquiera que esta sea. Y es que la gente tiende a confundir la creencia con la religión.

En primer lugar, es necesario decir que una creencia no es nada diferente a una necesidad. Cuando se cree en algo (ser superior, divinidad, dios, dioses…) es porque se necesita algo: compañía, seguridad, cariño, lo que sea. Es decir, la creencia está basada en una necesidad y, como todos tenemos necesidades distintas, nuestras creencias siempre serán distintas. Por ende, la creencia es, y siempre será, algo MUY subjetivo y personal. Hablando en términos católicos, podemos poner como ejemplo al sinfín de personas que me han explicado (con intención evangelizadora) su manera de percibir a dios. Unas me dicen que dios está en todas partes: en el aire, en el agua, en los ríos, en el viento, en los árboles; me suenan muy paganos, muy naturalistas (aclaro: no tengo nada en contra del paganismo). Otras me aseguran que dios está en uno y que lo que yo haga por mí es simplemente la expresa voluntad de él; estas no me agradan tanto, pensar que me está dominando un tipo que no puedo ver ni sentir me suena algo esquizofrénico. Hay, otras que me dicen en tono calmado que dios está en todas las buenas acciones humanas; éstas no me agradan ni poquito: ¿por qué le dan el crédito por las cosas que para todos nosotros requieren sacrificio y entrega? En fin, todas estas son percepciones distintas del mismo dios católico.

Ahora, todo lo anterior es respetable y hace parte del libre albedrío de cada persona. El problema es cuando a personas ambiciosas de poder les da por institucionalizar y generalizar las creencias de cada individuo. Y aquí es cuando aparecen las religiones. Porque, si nos ponemos a pensar detenidamente, una religión no es otra cosa que un conjunto de reglas que rigen una creencia. Y, me parece a mí, que es antiético. Es decir, la religión, sea cual sea, propone una moral. Sin embargo, la moral es algo inherente al individuo, no a la masa. La suma de las morales es la ética. Pero la religión propone una moral única y verdadera. En otras palabras, esta busca uniformizar a todos sus fieles. El problema es que la moral es subjetiva, es personal. Por lo tanto, una moral general y masiva es, por definición, incongruente.

Y ese es el gran problema de todas las religiones. Sobre todo por el curioso fenómeno que pasa con las personas que pertenecen a la religión: pierden, en su mayoría, su capacidad de análisis. No estoy diciendo que se vuelvan tontos, ni nada por el estilo, digo, nada más, que entre más fanático sea el creyente, menos se cuestionará a sí mismo. Lo que quiero decir es que, en general, un católico devoto o un islamista fanático, jamás se cuestionará sobre si lo que promulga es cierto, correcto, aportante, o cualquier otra cosa. El fanático siempre creerá tener la verdad absoluta y nunca estará abierto a escuchar cualquier argumento que vaya en contra de sus ideas. Y, sí, estoy de acuerdo en que uno debe mantenerse firme en sus ideologías, sin importar si uno pasa por arrogante, terco o egocéntrico, pero, cuando alguien nos da un argumento que tumba los nuestros se tiene que saber agachar la cabeza.

Por eso yo, si fuera creyente, no permitiría que ninguna institución religiosa me impusiera reglas sobre lo que debo y lo que no debo creer. Va en contra del libre albedrío: uno cree en lo que se le dé la gana. Uno cree en lo que necesita creer.

Anuncios

2 comentarios »

  1. No sé si sea una suerte de acepción de la citación, pero Saramago, en sus memorias, “Leyó lo que se le dió la gana”

    Buen articulo.

    Comentario por David E. Gómez A. — 8 julio 2009 @ 12:12 am | Responder

  2. Estoy de acuerdo con el hecho de que la religion no sea más que una creación del ser humano, una moral escrita en páginas desde diferentes puntos de vista. Aunque, personalmente, yo soy creyente, más no practicante.
    Pero, en realidad, el artículo es un poco duro. No todos aceptan que sus creencias son banales e incongruentes.
    Dejo una duda con el pensamiento sartriano de un “existencialismo ateo”:
    El Hombre crea a Dios por su miedo a la Libertad, no es lo suficientemente maduro para saltar al mundo sin un adhesivo y sin una fuerza que le quite la responsabilidad de sus acciones. “Si esto sucedió fue porque así lo quiso Dios”, diría un cristiano/católico/apostólico… “mataré Hombres infieles, porque ésa es la voluntad de mi Dios”, diría un musulmán.
    Que triste es pensar que todas las religiones, -por las que ha habido más muertes que por expansió política-, salieron del mismo seno, o, bueno, de la misma familia: Ismael e Isaak.
    Enfin, no daré una clase literatura bíblica.
    Miguel, te felicito, me gusta como escribes.

    Comentario por Mariana Toro Náder — 8 julio 2009 @ 12:48 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: